Flujometria Doppler

La técnica doppler es un ecografía a color, que se utiliza para medir y evaluar el flujo de sangre que circula a través de las arterias y venas además de las cavidades y válvulas del corazón del bebé.

Permite saber la cantidad de sangre que se bombea con cada latido, lo cual es fundamental para determinar el buen funcionamiento de su corazón. También se utiliza para ver las arterias uterinas en casos de mujeres con riesgo de hipertensión durante el embarazo o cuando hay sospecha de una restricción del crecimiento intrauterino y valorar el riesgo a futuro de un posible desprendimiento prematuro de placenta.

Se examinan también las arterias umbilicales para asegurarse de que el flujo de sangre y por ende los nutrientes y el oxígeno están llegando adecuadamente al bebé. Actualmente, la hipertensión o la diabetes en la madre, las malformaciones cardiacas y los problemas con el cordón umbilical y la placenta, pueden ser vigiladas a través del doppler, son los principales factores que pueden poner en peligro la salud del bebé por nacer.

ARTERIAS UTERINAS
El Doppler de las arterias uterinas no evalúa la salud fetal ni determina la toma de conductas obstétricas. Un resultado anormal solo indica riesgo aumentado de desarrollar complicaciones como: preeclampsia, RCIU o desprendimiento prematuro de placenta normoinserta.

ARTERIA UMBILICAL
Entre los fetos de bajo peso para la edad gestacional (sospechados clínicamente y corroborados con ecografía), el Doppler de arteria umbilical permite seleccionar a un grupo de mayor riesgo que es aquel en el cual patología es de origen placentario y, por ende, se asocia con hipoxia fetal. Ante esta circunstancia se debe considerar la terminación del embarazo.

ARTERIA CEREBRAL MEDIA
En fetos hipóxicos se produce una vasodilatación cerebral y miocárdica, al tiempo que aumenta la resistencia de los otros parénquimas. Esta redistribución de flujos no parece ser un signo ominoso, sino el reflejo de una compensación hemodinámica, procediendo a efectuar una vigilancia cuidadosa de la salud fetal.

Pero este efecto es transitorio, su desaparición es un signo de alarma muy importante que justificaría una conducta activa ya que la recuperación del perfil de alta resistencia puede ser consecuencia de un edema cerebral que aumenta la presión intracraneana.

VENA UMBILICAL
En las primeras 8 semanas de embarazo, la vena umbilical presenta pulsaciones las cuales en este tiempo se presentan de forma normal; posterior a este tiempo la vena umbilical no debe presentar pulsaciones. El patrón pulsátil es un signo de muy mal pronóstico, que amerita tomar una conducta activa debido al riesgo inminente de muerte fetal.

DUCTO VENOSO
Esta es una pequeña conexión que existe entre los vasos umbilicales y la vena cava inferior, la cual, desemboca en la aurícula derecha. Su utilidad la encontramos dentro del screening ecográfico de las 11 a 13.6 semanas, ya que la alteración de su onda en el plano espectral nos ayuda a identificar en esta etapa temprana a los bebés con un posible defecto cromosómico o un defecto intracardiaco en esta etapa. Ya durante el segundo y tercer trimestre, nos ayuda a identificar aquéllos bebés que presentan un problema hipóxico en etapa casi terminal debido a una disfunción cardiaca hipóxica terminal (por falta de oxígeno) y en aquellos bebés que presentan una cardiopatía nos auxilia en su sospecha.

ISTMO AÓRTICO
La valoración de esta porción del cayado aórtico se realiza durante el segundo y el tercer trimestre en aquéllos bebés que presentan daño por falta de oxígeno. Es una valoración relativamente nueva debido a que solo la realizamos algunos médicos actualmente. Su importancia esta en discusión debido a que el ducto venoso a mostrado en diversos estudios mayor sensibilidad.