Alteraciones del líquido amniótico.

El feto crece dentro de una bolsa de agüa llamada saco amniótico, que contiene líquido amniótico. La cantidad de este aumenta conforme aumenta el embarazo, siendo máximo a las 34-36 semanas, después de lo cual comienza a disminuir gradualmente. Durante la segunda parte del embarazo, el líquido amniótico está constituido principalmente de orina fetal. El feto orina en el saco y luego también se traga el líquido con lo cual ayuda al crecimiento, desarrollo de los órganos internos, principalmente el pulmón.


Los aumentos o disminuciones menores generalmente no son problemáticos, pero si constituyen un signo de alerta para nosotros. Las grandes variaciones en el volumen del líquido amniótico pueden ser indicios de otros problemas.